Cada empresa premia unas competencias. 

Por ello, cada cliente es distinto. Las personas con mando y las personas sin mando deben tener comportamientos diferentes en sus puestos de trabajo.

 

Pero todas las personas de una organización, deben tener claro cuales son las competencias corporativas que deben cumplir.

 

A través de actividades y talleres indoor y outdoor analizamos las competencias que cada organización premia: orientación a resultados, flexibilidad, constancia, trabajo en equipo, autoconfianza...

Nos adaptamos como un guante.