Un Perfil Competencial adecuado, por puesto de trabajo, permite que todo el personal transmita las mismas actitudes a los clientes externos.

Las competencias de una persona pueden mejorarse a la largo de toda la vida. Alguna de ellas, como la NEGOCIACIÓN, es aplicable a cualquier ambiente: familiar, académico, social y profesional.

 

Pero las competencias de una persona, deben aplicarse a un PUESTO DE TRABAJO concreto, dentro de una organización determinada.

 

Por ello, necesitamos saber en qué somos competentes y en qué no lo somos para tomar decisiones adecuadas.